Artículos etiquetados Festival Internacional de Músicas de Torroella de Montgrí

Acadèmia 1750: el sonido de Torroella, por Javier Pérez Senz

Escrito por Javier Pérez Senz el agosto 15, 2011  |  Deja un comentario

La consolidación, en el seno del Festival de Músiques de Torroella de Montgrí, de la Acàdemia 1750 -orquesta especializada en la interpretación del barroco y el clasicismo con instrumentos originales y criterios de época- es una de las más felices noticias del verano musical catalán. Dieron prueba de su calidad en la velada inaugural de la 31ª edición de festival ampurdanés, bajo la dirección de su titular, el clavicembalista y organista italiano Stefano Demicheli, discípulo de Ottavio Dantone.

Dos estupendos solistas contribuyeron al éxito de la fiesta barroca, la mezzosoprano gironina Gemma Coma-Alabert i l´oboista ampostí Pepo Domènech, en un programa centrado en grandes hits del barroco que los melómanos reconocen al momento.

Solo una rareza sonó en el concierto, abriendo el programa: la inspirada obertura de Emanuele Rincón  Barone d´Astorga para su drama pastoral Dafni (1709), representado con éxito en el Teatre de la Santa Creu de Barcelona. El rescate de obras que ilustran la historia de la ópera en los escenarios catalanes es uno de los saludables objetivos que se ha marcado la Acadèmia 1750.

El rescate de obras que ilustran la historia de la ópera en los escenarios catalanes es uno de los saludables objetivos que se ha marcado la Acadèmia 1750.

El celebérrimo Cànon i giga en re major, de Johan Pachelbel, abrió el desfile de éxitos barrocos. Hay quien considera una concesión servir en la misma velada páginas como el soberbio Nisi Dominus, RV 608 o el Concert per a oboè RV 463, de Vivaldi; tres arias de Georg Friedrich Händel, entre ellas las sublimes Scherza infida, de Ariodante, i Lascia ch´io piango, de Rinaldo, y cerrar el programa con otros dos clásicos populares de Johann Sebastian Bach, el Concert per a clavicèmbalo, BWV 1068 y l´Ària de la Suite núm. 3.

No lo es cuando lo que está en juego es la consolidación de una orquesta, porque frecuentar los clásicos del repertorio es vital a la hora de construir un sonido orquestal de calidad. Y la elección de obras bien conocidas, sirve para atraer nuevos públicos sin por ello dejar de interesar a los melómanos, pues la interpretación de los clásicos admite siempre lecturas innovadoras.

El conjunto, integrado por músicos del país con amplia experiencia en algunas de las orquestas de referencia del movimiento historicista, mostró un significativo aumento en la calidad y el equilibrio sonoro, con una excepcional actuación de su nueva concertino, Elisa Citterio.

Gemma Coma-Alabert salió airosa en la comprometida pieza de Vivaldi, aunque los pasajes de agilidad causan no pocos problemas a una voz que mostró mejor su volumen y fuerza expresiva en las arias de Händel, a las que otorga desbordante expresividad y certero aliento dramático.

Por su parte, Pepo Domènech lució un sonido bello y natural, con un virtuosismo sin trucos ni efectismos que permite disfrutar sin sobresaltos la inspiración melódica y el vuelo rítmico de Vivaldi. También estuvo impecable en su cometido solista Demicheli, pero en su caso, la inmisericorde acústica de la iglesia de Sant Genís se llevó por delante todos los matices

Una política musical que nunca llega, por Javier Pérez Senz

Escrito por Javier Pérez Senz el julio 23, 2011  |  1 Comentario

El panorama musical barcelonés es cada vez menos rico, plural y atractivo. Casi sin darse cuenta, los melómanos han visto disminuir paulatinamente la actividad musical de la Obra Social La Caixa hasta alcanzar niveles casi puramente testimoniales. Los que fueron buques insignias de su oferta musical, el Festival de Música Antigua, con más de tres décadas de orgullosa historia bajo la dirección artística de Maricarmen Palma, y el en su día innovador Festival de Músicas del Mundo, han perdido toda su fuerza tras una confusa etapa de transición y su traspaso final al Auditori de Barcelona, que en lugar de potenciarlos, los ha convertido en pura anécdota de su programación.

Por su parte, la crisis ha reducido también de forma drástica la otrora generosa actividad de la Fundació Caixa de Catalunya, que al hilo de la crisis ha rebajado considerablemente su aportación como principal patrocinadora del Festival Internacional de Músicas de Torroella de Montgrí – lo que complica y rebaja los ambiciosos proyectos artísticos del veterano festival catalán-, y dejado casi en mantillas su política de apoyo a la música contemporánea, impulsada y defendida con pasión por Àlex Susanna durante su etapa como director-gerente.

La ciudad se vuelve cada vez más provinciana, conformista y previsible en su oferta musical, y lo preocupante no es la falta de recursos, la temible crisis, sino la falta de voluntad política.

Si tenemos en cuenta que la creación actual es el campo más desatendido del panorama concertísto catalán, la cuestión cobra perfiles aún más preocupantes: de momento, ya se han reducido significativamente las obras de encargo y los estrenos en las temporadas del Gran Teatre del Liceu, la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) y el Festival de Torroella.

También caen ciclos de conciertos y en este sentido la noticia más triste del año es la desaparición de Euroconcert, el veterano ciclo fundado y dirigido por Antoni Sábat con una filosofía artística ajena a las modas y presiones de mercado, que primaba el interés musical y la calidad de los intérpretes por encima de su gancho mediático.

No sólo desaparece un ciclo de la escena barcelonesa: también caen los ciclos consagrados al órgano de la catedral de Barcelona o los conciertos a cargo de solistas y grupos catalanes, con especial apoyo a la música catalana de todos los tiempos.

La ciudad se vuelve cada vez más provinciana, conformista y previsible en su oferta musical, y lo preocupante no es la falta de recursos, la temible crisis, sino la falta de voluntad política a la hora de diseñar, consensuar y afrontar, de una vez por todas y con rumbo claro, una política musical seria, coherente, eficaz y ambiciosa.

La cultura de los festivales, los criterios de programación en teatros, auditorios y orquestas públicas, la colaboración con los promotores privados, el papel de las agencias artísticas, la necesidad de rebajar los desorbitados honorarios que aún se pagan en el circuito clásico, el apoyo a la edición musical y la industria audiovisual, el apoyo a los locales que mantienen la música en vivo en toda la geografía catalana, los derechos de autor en la sociedad actual…hay muchos aspectos de la vida musical catalana que deben revisarse, pero no vemos, por el momento, mucho desde las administraciones para afrontar el tema más allá de las consabidas promesas de circunstancia, los discursos vacíos y los continuos recortes.

 

Tiendas y distribuidores
 
Licencia de Creative Commons
Tritó S.L. - Enamorats, 35-37, bajo - 08013 Barcelona (España)
Teléfono: (+34) 933 426 175 - Horario: Lunes a Viernes (9:00 a 18:00)
Payment methods
Métodos de pago:
Sello de confianza Trustwave
Certificado por: